Skip to content

¿Tú crees en la libertad de información?

octubre 16, 2011

Han pasado cinco meses desde el 15M y tal y como se demostró ayer 15 de Octubre el movimiento no solo sigue vivo sino que no para de crecer. Desde el principio los medios de comunicación han estado en el centro de la diana a pesar de que en muchas ocasiones en sus crónicas ellos mismos se hayan autoexcluido. Cuando no lo han hecho y han tenido que hablar de ello lo han hecho para decir, en el mejor de los casos, “no generalicéis”.

Ante críticas masivas desde las redes sociales y más desarrolladas en otras plataformas el que esto suscribe ha visto que la respuesta del redactor encargado de la pieza fruto de las quejas era algo así cómo “Si no hubiesen gritado televisión manipulación durante mi crónica me habrían escuchado. Si me hubiesen escuchado no me criticarían.” ¡Viva la humildad! Verdaderas lecciones de autocrítica están dando.

Cinco meses después estoy seguro de que muchas cosas han cambiado respecto al alumnado en la facultad de Ciencias de la Información. No tengo la menor duda de que hay redactores a los que las críticas y cierta vigilancia ciudadana sobre sus crónicas les están sirviendo para mejorar y lo están aceptando con alegría y ganas de aprovecharlo. Pero la tónica general no es esta, la respuesta sigue siendo mayoritariamente furiosa y como si de una secta se tratase los periodistas se defienden sacando las uñas sin pararse a reflexionar.

 Tertulianos muy mal desayunados

El viernes 14 de Octubre acudieron a Los Desayunos de TVE, programa dirigido por Ana Pastor, Carlos Paredes de Democracia Real Ya y Ruth Martínez el Grupo de Trabajo de Economía de Sol. ¿El motivo? Tratar de explicar las motivaciones de la convocatoria mundial del día siguiente para pedir un cambio global. Podéis verlo aquí, a partir del minuto 48:30.

La presentadora preguntó para empezar por las expectativas que tenían los entrevistados respecto a la movilización. Y ya en su segunda pregunta salió a colación el tema que marcaría el resto de la “entrevista” coral que entre ella, las aguerridas tertulianas María Esperanza Sánchez y Victoria Prego y el más moderado Arsenio Escolar realizaron a los dos invitados: los medios de comunicación. Ana Pastor dice que “Habláis de cuatro poderes contra los que hay que luchar. Uno de ellos es el financiero, el político, el militar y el mediático. Hay estamos incluidos los medios” Énfasis en lo suyo también en el tono.  Sorpresa a estas alturas, ¿por qué? ¿por qué? Tuvieron la cortesía de responderse ellos mismos a lo largo del programa y a uno le queda la siguiente duda: ¿serán como estos actores a los que no les gusta verse en pantalla y por eso no se dan cuenta de las cosas por las que se les debe criticar? ¿No se leen a ellos mismos por falta de tiempo o pereza? En fin, que no les escuchamos será.

Tras acusar al movimiento en boca de otros hablando de temas financieros de no bajar a la realidad (a la realidad neoliberal, entiendo) y hablar del “miedo” de la gente a la caída de los bancos (no del miedo a que les quiten su casa, no, miedo a perderlos) la entrevistadora hace una pregunta respecto a la representatividad en la sociedad del movimiento frente a los millones que acuden a votar que fue respondida de manera más que correcta por los entrevistados indicando que la falta de mecanismos más democráticos  y el hecho de que los poderes financieros controlen en última instancia la toma de decisiones se encuentra en la raíz de esa diferencia Ana Pastor preguntaba ¿entonces decís que la gente vota engañada?

Y Ruth Martínez sacó el tema de la falta de información trayendo a colación las llamadas puertas giratorias y como si la ciudadanía supiese la cantidad de políticos que acaban en las mesas directivas del IBEX con sueldos millonarios al abandonar sus puestos públicos igual otro gallo nos cantaría. En concreto puso el caso de Pedro Solbes que tras participar como ministro de economía en la venta del 92% de Endesa a Enel entraba hace unos meses en el consejo de administración de Enel. ¡Ey! Pero si se ha contado esa noticia- responde Ana Pastor. Y la entrevistada da en el clavo de nuevo: a veces os falta cronología, no ponéis las cosas en su contexto. Y aquí lo tenéis, TVE cuenta el fichaje de Solbes por Eles sin hacer ni una referencia a los favores del pasado. ¿Hace falta decir algo más? Si, que Ana Pastor con el argumento de que se dió cobertura al nombramiento de Solbes deja claro que lo que pasa es que la política tradicional tiene muchos más apoyos que el 15M, que se apuesta más por la política. Y punto en boca, ya está.

Y seguimos con el tema de los medios. Ahora la pregunta, que lleva una afirmación implícita, ¿No veis que está mal generalizar? Si no os gusta para vosotros…Y el portavoz de Democracia Real Ya responde criticando que una misma noticia cambie tanto dependiendo de quién la cuente. Y Ana Pastor le vuelve a cortar para recordarle lo sano que es eso que, evidentemente, si no fuese una cuestión de intereses financieros o partidistas lo que marque las diferencias y tuviese que ver con un posicionamiento que el medio en cuestión deje claro a su público lo sería. Pero aún así no habría que avergonzarse al poner el ojo sobre las portadas en un kiosko cualquiera y ver que distan tanto porque eso es sinónimo de que alguien miente. Tan sano le parece a la presentadora que saca pecho de lo plural que es su mesa de debate. Pluralidad en la que caben El País, el Mundo y 20 Minutos. El Santander ,Goldman Sacchs, Citigroup y un holding que cotiza en la bolsa de Oslo. PSOE y PP. A tope con la libertad.

Carlos Paredes saca a colación una experiencia personal con el diario El Mundo cuando fue entrevistado a raíz de las palabras de Stephane Hessel apoyando a Zapatero. Su respuesta como portavoz de Democracia Real Ya fue que comparten las ideas de Hessel pero no su apoyo a Zapatero, que si el le hubiese tocado sufrir sus políticas. En la edición online citan sus palabras tal cual. En la edición escrita presentan una encuesta de Sigma2 sobre la perdida de apoyos del 15M y relacionan que DRY haya mencionado a Hessel como una referencia para atribuirle esto a todo el 15M, incluido el apoyo a Zapatero o el PSOE que el había desmentido. Y Ana, como no, responde. Hay caes en una contradicción, bonito. “Es muy endiablado porque te arrogas el derecho de portavocía del movimiento” dice. ¿Quién arroga qué a quién? ¿Estamos locos o cortos de entendederas? El Mundo utiliza solo una parte de sus palabras como portavoz de DRY para atribuirle a la vez la portavocía de todo el 15M y encima solo con verdades a medias por no decir que con mentiras directamente, lo que luego una Victoria Prego muy ofendida calificaría tratando al invitado con una condescendencia de lo más asquerosa de “interpretación”. No te han manipulado chiquitín, que va con firma. Gracias por la clase de ética periodística. Pero no cuela, las cosas son lo que son y pueden ser interpretadas pero cuando se cruza esa línea ya no.

Ana Pastor insiste en que se exagera con las críticas. Fíjate que en NY al principio no les hacían caso y ahora sí. ¡Guau!, qué bien. Informan, cumplen con su trabajo, que lo hagan mal o bien y que distorsionen o no es secundario, ¿no? Y otra cosa que parece que les cuesta entender: no es el centro del debate como nos tratéis a nosotros, es en general como realizáis vuestra labor de informar a la ciudadanía sobre lo que esta le concierne. Aprovecho para decirlo ya que la periodista insiste en agradecer mucho las críticas, supongo que andarán escasos de papel higiénico en la redacción.

Otro tema fundamental que salió a la luz respecto al papel de los medios es quién es su accionariado. Ruth Martínez habló del holding estelar que tiene la mayor parte de acciones de PRISA con los causantes de la crisis, los que se están enriqueciendo con ella, al frente. Ana al rescate de nuevo, ¿pero tu crees que eso condiciona el trabajo de los periodistas? ¡No! ¿Cómo vamos a ser tan tontos de creer eso? Será que los periodistas en su propia libertad como individuos que forman parte de nuestra sociedad pero la deriva de esta se la trae un poco al pairo deciden que la respuesta de El País a la puesta en negro sobre blanco en nuestra Constitución de darle la “prioridad absoluta al pago de la deuda” por encima del pago de pensiones, subsidios y servicios sociales básicos y que pertenece a los bancos que son los dueños del periódico para el que trabajan sea el editorial “Una iniciativa peligrosa” ¿Peligroso cambiar la Constitución de un día para otro por qué lo digan los mercados? No, peligroso convocar un referéndum al respecto que les pueda poner nerviosos.

Será también un inocente error de apreciación que el anuncio de otro de los propietarios de El País, Emilio Botín, de perdonar a los parados de larga duración el pago de su hipoteca durante tres años vaya en portada sin que se comente en ningún momento que durante esos tres años deberán seguir pagando unos intereses que no se les descontarán ya cuando retomen los pagos normales, con lo que los volverán a pagar. Vamos, un héroe don Emilio haciendo negocio de la necesidad.

 

El guiño al 15M del amigo Botín.

 

Pero la más ofendida al respecto fue la propia trabajadora de PRISA, la periodista de la Cadena Ser María Esperanza Sánchez. Curioso gremio este en el que la crítica a la mesa directiva viene más desde fuera de la empresa que desde el propio trabajador, ¿no? Y lo defendió en un tono que rara vez se ve en estos programas con algún entrevistado “¿Tú crees en la libertad de información?” – espetó en repetidas ocasiones a los invitados. Cortándoles de continuo, muy ofendida, a grito pelao. ¿Tú crees, María Esperanza, que Goldman Sachs cree en la libertad de información? ¿Tú crees, María Esperanza, que Citigroup cree en la libertad de información? ¿Tú crees, María Esperanza, que el Santander cree en la libertad de información? Como le decías al entrevistado tras cortarle varias veces en una pregunta que parecía sacada más de Cuarto Milenio que de una tertulia política, María Esperanza, ¿tú alguna vez dudas de tu pensamiento?

Carlos Paredes trataba de denunciar entre las interpelaciones de la tertuliana que muchas veces se confunde anécdota con noticia y noticia con anécdota. ¡Pero eso pasa en todos lados! – dice la presentadora. Y en todos lados nos importa, ¿a vosotros no? A nosotros nos han enseñado que el que alguien haga algo mal no quiere decir que lo debamos hacer nosotros. Vamos, que vaya mierda de excusa. En RTVE se ve que no. El telediario de las 21:00 de ayer 15 de Octubre dedicó casi el mismo tiempo a los incidentes aislados en la manifestación de Roma que a las manifestaciones sin incidentes de Londres, Berlín, Frankfurt, Atenas, Lisboa y Bruselas.

Imagen fija antes de poner el telediario en su edición online. ¡Qué os gustan unos cascos y unas porras!

El del sábado 16 de octubre al mediodía parecía olvidar que el día anterior más de un millón de personas habían tomado las calles de España y se centraba en la ocupación por parte de un grupo reducido de personas del Hotel Madrid. Salen 500.000 personas a la calle un sábado en vez de irse de tiendas o a hacer una barbacoa al Pantano de San Juan pidiendo un profundo cambio real en nuestro sistema y la noticia acaba siendo que doscientas han decidido ocupar un edificio. Hay que ver lo malos que somos con lo de generalizar. Y como colofón, la noticia dice que fue decidida en una se las asambleas de Sol. En la multitudinaria que acompaña las imágenes desde luego que no fue. Se habló de ocupación pero no de ese lugar y no hubo consenso en ningún momento. Pero claro, debe ser que pasó un avión por encima de mi casa en ese momento y no me he enterado bien, jo.

Anuncios

From → Artículos

One Comment
  1. Shy Girl permalink

    No saldremos en las noticias, pero sí en los libros de historia.

    Deberíamos compadecernos de los trabajadores de medios tipo El País, la SER, TVE (de momento) y compañía. Deben de andar al borde de la esquizofrenia. Me imagino cuáles serán las órdenes que recibirán por las mañanas, antes de trabajar:

    – ¿Pero a estos se les ha ido la olla? ¿Dación en pago para saldar una hipoteca? ¿subir impuestos a los ricos? ¿democracia directa? Sí, muy bonito en teoría, ¡pero inviable! ¿No se dan cuenta de que José Luis tiene las manos atadas? Si eso sale adelante, Fitch nos baja la calificación, la Merkel nos amenaza con quitarnos las ayudas de la UE a la agricultura, y los bancos que le perdonaron las deudas durante la campaña, moverán cielos y tierras para hundirle. Que no me gusta ser desagradecido, aventando las ideas de los que critican al que me dio este chollete de trabajo. Nada, nada, dales caña: oculta y descontextualiza lo que veas preciso, no dejes a ninguno explayarse dando explicaciones, deja claro que sus denuncias son una opinión subjetiva, simplifica sus argumentos hasta hacerlos parecer ingenuos, habla sólo de la mitad de sus objetivos, y preséntalos como una panda de antisistema folloneros, o niñatos irresponsables que lo quieren todo gratis. Escoge a un señor serio con traje y corbata, de los que parecen profesores de Universidad, para que defienda el punto de vista contrario desde un despacho lleno de libros; que parece que eso les da más credibilidad. Y para ilustrarlo todo, saca esas imágenes de la carga policial, ésa en la que un rastas gritaba “gentuza” a un agente, que un poco de acción y violencia le gusta siempre al público. ¡No vaya a ser que los votantes del PSOE se sientan decepcionados, y le retiren el voto!

    – No te olvides de dar una cobertura especial a los del 15-M, ¿eh? Al fin y al cabo, es lo que le interesa a nuestra cuota de mercado, que son los jóvenes de izquierda; y el cliente siempre tiene la razón. Además, el director general, que fue asesor de imagen de no sé qué político del PSOE, piensa que al partido le perjudicaría el que se le asociara con un medio que ningunea y desprecia a los indignados estos. Ya sabes: edición especial para entrevistar a médicos y profesores en huelga, reportaje sobre los desalojos y el sufrimiento de las familias, fotos bonitas de niños manifestándose y jóvenes tocando el arpa en la Puerta del Sol, royito El Muro de Berlín…

    Otro programa que daría mucho que comentar, sería La Noria (en especial, la sección del “debate político”). La noche en la que trataron lo de las JMJ, tuve que buscar pelotas de gomaespuma anti- estrés para no acabar maldiciendo en arameo ante la sarta de manipulaciones, simplificaciones y pura demagogia que tuve que escuchar (no es que me guste demasiado ese programa; pero es lo que tiene vivir con otras personas, que no siempre se controla el mando a distancia). Se han dado cuenta de que las discusiones verduleras hacen subir las audiencias también si se aplican a temas de política; y los supuestos moderadores no hacen nada por poner orden (creo que, en el momento en el que uno de los tertulianos se explica pausadamente, los moderadores reciben por el pinganillo la orden de cambiar de tema, ¡no vaya a ser que el público se aburra!) Y lo más triste, es que una mitad del público femenino en España ve ese tipo de programas, y le da crédito a todo lo que se dice en ellos…

    Ayer, por ejemplo, uno de los tertulianos dijo más o menos, que la presunción de inocencia sólo tenía validez dentro de un juicio, por lo que los medios de comunicación actuarían legítimamente si tratasen como culpable a un sospechoso. Pero no es lo más grave. En lo de las JMJ, la presentadora-moderadora (¡viva la imparcialidad!) acusó al 15-M de haber organizado manifestaciones “sin la autorización del GObierno”. Acusaciones como ésta se lanzan todos los días, desde medios como El Mundo y ABC; y nadie parece escandalizarse, y nadie dice nada. Cuando me parece que están inculcando en el pueblo una idea peligrosísima.

    El derecho de reunión exige avisar previamente al Gobierno antes de una manifestación, para organizar el tráfico y garantizar la seguridad de todos ese día; no pedirle permiso al Gobierno. En el momento en el que el GObierno decide quiénes se manifiestan y quiénes no, la libertad de reunión es una FARSA. Es el sucedáneo de libertad de reunión que había en tiempos de Franco, los de la “democracia orgánica” (supongo que Aguirre en este caso, sí aceptaría que la democracia llevase apellidos). Cuando, en la Ley de Extranjería de 1985, se exigió a los inmigrantes el permiso del Gobierno para manifestarse, el Tribunal COnstitucional se lo echó para atrás, porque esa exigencia atacaba el contenido mínimo del derecho de reunión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s