Skip to content

Un hit del pasado: la campaña electoral

agosto 20, 2011

Después de tantas veces, después de tantos fallos, después de haber traicionado en tantas ocasiones sus propias siglas parece que por fin ha pasado. Poca gente se atreve ya a decirte que el PSOE sea de izquierdas. Se defiende como un mal menor, el pájaro en mano. A falta del ansiado primer elepé, la recopilación en CD que venden en el Alcampo. Sin revoluciones por minuto. Y sonando raro, borrando con la remasterización noventera aquella guitarra que sonaba muy bajito a estado del bienestar.

El 15M dio la puntilla recordando lo importante. Hay que repartir mejor el pastel y tenemos que decidir como hacerlo nosotros, que para eso somos más. Y curiosamente lo hizo, y lo hace, diciendo no estar a ningún lado de la línea. Saltándose los posicionamientos previos, con sus incontables distorsiones, la justicia social suena a clásico instantáneo, a temazo atemporal. Suena a los sentimientos que molan, a la felicidad de todos, a un sueño casi irreal. Es un tema directo, pop y hasta bailable. Lo está petando en las listas. Tu prima la del cuarto, tu abuela, tu compañera de trabajo y hasta el cabrón de Julián. A todos al final les gusta eso que no dejaban de criticar. Pero claro, no deja de ser normal. No sonaba ni parecido, estaba a mil años luz de ser igual.

Hay gente que no contenta con oírlo todo el día en las plazas quiere que los 40 Principales lo empiecen a radiar. En las galas de verano y en playback. Les encanta como suena, no lo pueden dejar de escuchar pero o son muy inocentes o a pesar de todo hay cosas que no quieren dejar atrás. Es normal, ¿no? Bueno, digamos que natural. No lo comparto, está claro. No suena nada a la canción de nuestras vidas. Es síntoma de que no la están acabando de pillar. Los habrá que parece que necesiten una decepción más y los habrá también que durante todos estos años no les haya ido tan mal.

O eres de la nueva ola o no lo eres. No hay más. Se puede estar en ambos lados pero es cuestión de tiempo que te tengas que decantar. ¿Pesará más la nueva efervescencia o no arriesgar? No tengo la respuesta, qué más da. Pero no se puede intentar ser la prensa del 15M y a la vez titular “El Gobierno negó inicialmente que fuese a investigar, pero cambió de opinión después de que lo pidiera el PSOE” Porque ya no vale, de verdad. Por un lado Público parece entender la dinámica del movimiento mucho mejor que los demás. Por otro se afana en seguir apoyando al nuevo PSOE del Rubalcaba de siempre. Saben como nadie que un hecho que marca la diferencia en el 15M frente a estallidos sociales pasados es la capacidad de informarse de manera crítica que tiene la ciudadanía a través de la red. Y aún sin esto seguiría siendo evidente: no sé puede hablar de presión del PSOE al Gobierno porque el PSOE es el Gobierno. No cuela, ya está. Dolores Carrión fue nombrada delegada del Gobierno con Rubalcaba a la cabeza del ministerio del Interior. Tras dejar su cargo para ser candidato este fue ocupado por Antonio Camacho, al que muchos se refieren como su mano derecha. Ambos son los responsables de la violencia desproporcionada y las actuaciones policiales incomprensibles de este agosto en Madrid, y Rubalcaba lo es, entre muchos otros, de que a muy poca gente se le pase por la cabeza decir que el PSOE tiene algo que ver con nuestras ansias de justicia social. Y todo lo demás es la jurásica, aburrida y monocorde campaña electoral. Un hit del pasado. Prefabricado, tosco, vulgar. De esos de los que nunca nos volveremos a acordar.

Anuncios

From → Artículos

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s