Skip to content

Informarse ya no es lo que era

agosto 19, 2011

Ayer nos preguntábamos como era posible que El Mundo dijese que “Un grupo de exaltados la ha emprendido entonces a golpes y patadas contra una veintena de católicos” Sin tener ninguna imagen al respecto, entre cientos de cámaras. Pero claro, ahí queda.

A principios de agosto la pregunta era porqué se hablaba en los medios de policías heridos tras las cargas frente al Ministerio del Interior si en las mismas circunstancias, rodeados de fotógrafos y videocámaras, no había ni una imagen de un policía siendo agredido. “Lo dice la policía y hay que darle voz a todos”, se justifican algunos. ¿No debería ser un deber moral para el periodista citar la fuente e incluso indicar que pese a lo que comente dicha fuente no se han encontrado imágenes ni testigos que lo corroboren? En las cargas de estos dos últimos días también se ha hablado de policías heridos. Los peregrinos también tienen cámaras, ¿creéis que si tuviesen el documento de un manifestante laico pegando a un policía no lo difundirían?

También hay que darle voz a la delegada del Gobierno Dolores Carrión cuando dice que actuará con la máxima determinación contra los sectores violentos del 15M: ¿Qué sectores violentos? ¿Qué mierda de falacia es esa si no se apoya con datos? ¿No éramos del “si no lo veo no lo creo”?

Otro periodismo ya está aquí

Y a gran parte de la prensa convencional, por lo que se ve, esto no le gusta un pelo. No sé explica de otro modo el silencio de la mayoría de los medios ante las numerosas agresiones, retenciones y abusos sufridos por informadores de todo tipo durante este extraño mes de agosto en Madrid.

Dicen algunos que el problema es que cualquiera se llama a sí mismo periodista. ¿He oído intrusismo? Lo primero es que no es así, o no sin matices al menos. Decirse a uno mismo periodista no es algo que vista mucho a estas alturas, no se engañen. Lo segundo y no menos importante: ¡bienvenidos sean! Cualquier tipo de merma deontológica la suple con creces la independencia de partidos y corporaciones. Visto lo visto incluso me parece positivo que me informe alguien que no haya pasado por la facultad a que le expliquen como se hace una noticia. El sentido común por encima del método. Ellos dicen, yo contrasto. Si quiero contar algo, también lo grabo. ¿Qué no lo grabo yo? Utilizo el video de otro. Palabras apoyadas en imágenes y testimonios. Afirmaciones bien cargadas de datos.

En lo que concierne la marcha laica ya habréis leído la crónica de Stephane M. Grueso. Críticas para todos y una cantidad ingente de material. Alguna cosa con la que desde mi propia experiencia allí no estoy de acuerdo pero para disentir estamos y en conjunto me parece que ejemplifica a la perfección este positivo nuevo hacer en la profesión (o no) de informar.

Respecto a la concentración de anoche me quedo con el testimonio sobre la injustificada violencia policial del fotógrafo Daniel Nuevo y el video que grabó desde la acera de enfrente Miguelmandril. Luego te vienen con lo de los policías heridos y se te queda cara de tonto. ¿No les dará vergüenza? Qué rabia. Esta tarde marcharemos en Madrid contra estos abusos. A las 20:00h desde Atocha hasta Sol.

Son solo dos ejemplos de lo mucho que se puede encontrar. Busca, elige, comparte. Deja estas palabras en ridículo con el video que nadie se atrevió a publicar de los violentos manifestantes. Apaga la tele, date una vuelta por el centro de tu ciudad. Una vuelta solo, no digo siquiera que salgas a manifestarte. ¿Tienes el periódico de hoy? Tienes 50 pelotas de papel con las que divertirte encestando en tu papelera. Pásate un rato cada día por la red. Lee, busca fuentes, contrasta. No hagas el ridículo en la oficina diciendo gilipolleces que no puedes demostrar. Informarse ya no es lo que era. ¡Libérate!

Anuncios

From → Artículos

2 comentarios
  1. Miguel permalink

    Los policías heridos en esta manifestaciones son los que dan parte por lesiones en los dedos de los pies (patadas a los detenidos), lesiones en las muñecas (reacción de la porra al chocar con una cabeza), caidas (en las cargas o persecuiones), y algún palo perdido de otro compañero.

  2. Cuando alguien cocina en su casa no es un intruso de hosteleria ,se esta preparando la cena y punto , son los intrusos de la absurded .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s