Skip to content

Los desenfocados

junio 27, 2011

Algunas reflexiones sobre el tratamiento de los medios de comunicación al 15M

Ignacio Escolar habla hoy en su blog de “Los insultados” en referencia al tratamiento denigrante que se ha dado al 15M desde los medios de la derecha tradicional. Las portadas de La Razón se han parecido más que nunca durante el último mes a las de Marca o Sport, con delirantes retoques en photoshop incluidos. Perroflautas, indignasunos, abertzales, violentos o sediciosos son algunos de los adjetivos que se han puesto desde La Razón, El Mundo, Intereconomía o Libertad Digital a un movimiento que se ha mostrado siempre ejemplarmente pacífico e impermeable hasta el momento a las provocaciones.

Especialmente duras fueron las portadas que El Mundo y La Razón dedicaron el pasado 22 de Junio al intento de detención de Aurore Martin, dirigente de Batasuna, que fue evitado por un grupo de personas apostadas frente a su portal. En dichas portadas hablaban de “Abertzales e indignados” por un lado e “indignados batasunos” por el otro. Toma ya.

Según la línea editorial de estos medios abertzale (que en castellano quiere decir patriota o nacionalista) es sinónimo de ETA. ETA es una organización terrorista que asesina y mata. Con estos sucios juegos de palabras están relacionando con la violencia de ETA a los que ellos mismos llaman indignados, que tienen un apoyo de la población española muy significativo según las encuestas, y eso es una absoluta temeridad. Luego piden amargamente responsabilidad democrática cuando unos miles de personas se plantan frente al Parlament catalán para gritar contra unos recortes sociales brutales e innecesarios, ¿conectar un movimiento que toca las sensibilidades de cerca del 70% de la población con una banda terrorista es ser democráticamente responsable?

Mucha mala baba y bastante miedo es lo que tienen. Pero volviendo al artículo de Ignacio Escolar, ¿son estos medios los únicos que tratan de manipular el 15M? ¿Vienen todos los ataques del mismo lado?

 Uno de los nuestros

 Desde los medios públicos o afines al PSOE no hay un ataque frontal al 15M. Hay comprensión paternalista, hay ese rancio “yo de joven hubiese estado allí”, buen rollito “compas”. O el descarado intento de convertirse en la prensa oficiosa del movimiento por parte de Público llegando a repartir su diario de manera gratuita en Neptuno durante el 19J.

Fueron también presa del desconcierto inicial. No está de más volver a escuchar el audio extraído de un debate en “En días como hoy” en RNE (¡si, si! en la pública) con la emocionante intervención de Cristina ante el tono jocoso que mantenían los tertulianos respecto al 15M.

Recuerdo que al día siguiente como Javier García Vila, director de Europa Press y uno de estos tertulianos que se mofaban desde la radio que pagamos todos de la protesta de una juventud que, según lo que allí comentaban de manera unánime, vive mejor que nunca e incluso viaja a Londres por tan solo 30€, estaba en 59 Segundos diciendo que muchas de las cosas por las que se protesta en el 15M son reivindicaciones que todos ellos llevan pidiendo años. En ese mismo debate Luis R. Aizpeolea de El País decía estar preocupado por la deriva del movimiento: si van contra los mercados, deben internacionalizarse. Te frotas los ojos y de repente lo entiendes todo: ¡Trotsky!

La tónica general en estos medios continuó siendo con distintos matices la que se dejó entrever en este debate. El miedo a perder una generación entera de futuros lectores les llevó a escuchar, pero no a cambiar de juego. Y un lema tan sencillo como “PSOE y PP la misma mierda es” cuando le quitas lo de PSOE tiene dos problemas: que no quiere decir lo mismo y que no rima.

 Esa gente bondadosa que ahora llamamos Tejero

 Y entonces llegó el 15 de Junio. En Barcelona unos días antes Felip Puig, conseller de Interior de la Generalitat, ordena limpiar Plaza Catalunya antes de la posible celebración de la victoria del Barcelona en la final de la Champions League. Más allá del carácter incierto de esta excusa (las pantallas gigantes no se habían montado allí), a lo que asistimos fue a un dantesco espectáculo de violencia perpetrada por los Mossos de Esquadra contra unos manifestantes que se mantuvieron a pesar de todo pacíficos. Las imágenes hablan por si solas. Los medios fueron muy comprensivos con la actuación policial y el “había que limpiar” tuvo bastantes seguidores.

Una semana después se convoca Parlament Camp. La idea es acampar frente al Parlament la noche antes de que los políticos vayan allí a firmar los recortes sociales más radicales de la historia de la democracia en Catalunya que no aparecían en el programa político de CIU. La mañana antes de la convocatoria los Mossos empiezan a colocar un dispositivo que deja totalmente cerrado el acceso al Parc de la Cuitadella, donde se encuentra la sede del Parlament. Con los medios desplegados se podría haber hecho la protección de otra forma, pero parece que desde la Conselleria de Interior se prefirió dejar la puerta abierta a que algunos de los parlamentarios tuviesen que pasar por delante de donde ellos mismos habían decidido dejar relegados a los manifestantes.

¿Y qué ocurre cuando se produce el encuentro en un caldo de cultivo cómo el que había creado? ¿Qué le dices al político que va a firmar recortes en sanidad y educación que no estaban en el programa de ninguno de los partidos representados? ¿Buenos días, señoría?

Hubo gritos, hubo cánticos, hubo insultos, hubo policías infiltrados con intención de provocar, hubo un par de escupitajos y a dos señores parlamentarios les pintaron la americana.

También se aprobaron recortes presupuestarios brutales contra la sanidad, la educación y las ayudas a personas en situación de dependencia.

¿Qué era más noticia? ¿Una ley que tumbaba de un plumazo las leyes aprobadas durante  años y que no iba en ningún programa político o un par de exaltados que dan la nota dentro de un movimiento ejemplar?

Aquí vino el momento de decidir donde poner el foco, algo mucho más sutil que llamar cachorros de ETA a los indignados, pero igual de dañino y malintencionado. Y siguieron la consigna de sus jefes, de José Bono que pidió a la policía que ejerciese la fuerza contra los manifestantes o de Ramón Jáuregui que decía “las agresiones y los insultos a los políticos son agresiones e insultos a los representantes del pueblo” No comentó nada de que dichos representantes iban a aprobar una ley que (y perdonad si me repito pero me parece especialmente sangrante) no aparecía en sus programas y que invalidaba multitud de leyes con contenido social aprobadas años atrás.

La portada de El País el día siguiente decía “Grupos radicales bloquean con violencia el Parlamento Catalán” y “Un desahucio menos, una agresión más” Frente a los recortes en servicios públicos, en cosas que nos afectan a todos, aprobados de espaldas a lo comentado en campaña la verdadera noticia son las salidas de tono de cuatro gatos. Frente al hecho histórico de que la ciudadanía se plante ante una ley injusta y se junte para parar el desahucio de una familia sin recursos, la noticia es que le tire agua a Cayo Lara un iluminao. Y en que tono. Otra agresión. ¿Otra? ¡Venga ya! Se hablo también bastante ese mismo día de la deriva violenta del movimiento 15M. ¿Deriva desde cuando? ¿Desde hace diez minutos?

Para Público la noticia tampoco eran los recortes aprobados de manera tan poco democrática, sino la deleznable violencia del gapo y la customización de chaquetas. Su portada decía “El 15M se desmarca de los violentos” El énfasis en la violencia, una vez más en lo accesorio. ¿Qué tal un “CIU aprueba los mayores recortes sociales de la historia de la democracia en Cataluña”? A mi me parece un buen titular de portada para un periódico progresista, ¡pero qué sé yo!

¿Y ahora qué?

El 19J supuso un verdadero ZAS en toda la boca a todos aquellos que quisieron criminalizar el movimiento por violento. Algunos se alegraron, otros fingieron alegrarse y a otros les tocó volver a casa con el rabo entre las piernas. Pero volverán. Tratarán mientras de quedarse en lo anecdótico, de arrimar las cosas a su ascua, de dejar que se apague. Y los habrá que sigan con el insulto hasta el delirio.

Solo quiero hacer una reflexión final, una hipótesis. Si las cosas se pusiesen como en Grecia y nuestros gobernantes estuviesen a punto de firmar una salvaje hipoteca para el futuro de varias generaciones, si la tensión fuese tal que las manifestaciones fuesen más difíciles de controlar y surgiese de manera minoritaria la violencia. ¿Qué dirían? Yo lo tengo claro, volvería el ataque y la deslegitimación.

Que no te engañen, #noson15m.

Anuncios

From → Artículos

20 comentarios
  1. pos vale permalink

    enhorabuena.
    procuraré publicitar este artículo. creo q el anterior tbe, aun cuando sólo le he echao un ojo.

  2. RoK permalink

    Muy buen artículo 🙂
    Que no nos engañen!

  3. Cuando tantas personas que no se conocen, llegan a las mismas conclusiones a pesar de la manipulación mediática, seguramente querra decir algo. Saludos.

    • Están cambiando muchas cosas pero, ¿qué hacemos con la gente que no se informa por internet?
      La escasa y malintencionada cobertura que le están dando esta noche a lo que ocurre en Grecia es bastante significativa. Está claro que ellos no no nos lo van a contar. También que muchos ya no lo necesitamos pero es fundamental hablar con la gente que tenemos cerca respecto a estas cosas. Ahora más que nunca.
      ¡Saludos!

  4. Interesante artículo. El tratamiento y/o manipulación del movimiento 15M por los medios que masiva y exclusivamente llegan a la mayoría de la gente es un asunto para nada desdeñable. Con la pregunta “¿qué hacemos con la gente que no se informa por internet?” vuelves a poner el acento en algo tan evidente como crucial.
    “Hablar con la gente que tenemos cerca” es algo que particularmente hago, justo porque soy consciente del abismo que existe entre la información que se mueve por la red y esa que llega a los que no entran para nada en internet.
    Divulgar y dar a conocer a cuantos en mi entorno desconocen el discurso y las propuestas de gente que no llega tampoco a los medios “habituales” es una batalla campal. Cuesta. Y hay gente, plumas muy buenas y muy comprometidas con la ciudadanía, con el quincemayismo.

    Un saludo. Te sigo desde ahora.

    • Gracias narbona.
      Yo personalmente creo que los medios tradicionales deben estar planteandose muchas cosas. Cuando alguien decide ser periodista supongo yo que lo hará, en la mayoría de los casos, con la vocación de informar. Y estoy seguro que los mismos periodistas son ahora conscientes de que esa vocación de contar la verdad a la ciudadanía ya no está en sus medios, sino en la red.
      Lo importante es no parar ahora, porque el cambio está teniendo lugar.
      Saludos para ti.

  5. D_G permalink

    Excelente artículo, enhorabuena.

  6. carlos permalink

    Magnífico comentario, ¡de lo mejorcio que he leido en meses!

  7. alvaro permalink

    los mass media tampoco nos representan!

  8. Nacho permalink

    Lo de toda la vida: si piensas diferente eres malo y un enemigo. Así de simple. Y lo del estado policial es de siempre, sólo que parece que no se ve más que cuando sale en la tele. Pero claro sale mejor reprimir con violencia que escuchar. Que asco me da la policia. Les tengo asco y odio

    • Pues yo creo que en la tele lo que precisamente sacan es que los policías se ven obligados a actuar por culpa de los manifestantes…

  9. Capitán Flint permalink

    Un artículo brillante, compañero!! Muy buen repaso al papel mediático de la prensa basura que tenemos en este país. Si no lo has visto, échale un ojo a Felipe López-Aranguren, un sociólogo espectacular que desmonta a los medios en cuestión de pocos minutos y con pruebas contundentes. Un saludo desde Cádiz!!

  10. azahara lopez permalink

    Yo apoyo alo que se esta haciendo ,esto nos salpica atodos y el que no locrea que espere,soy una INDIGNADA mas como tantas que hay y estos PELANDRUSCOS de comentaristas parece mentira tanto que dicen .Anda miraros en el interior que lo teneis COROMPIDO y SOBORNADO VERGUENZA OSTENIA QUE DAR LLAMAROS PERIODISTAS

    • Uno de los mayores avances que pueden salir del 15M es el definitivo descrédito de los medios tradicionales. Una ciudadanía responsable que informe y se informe. Estamos en camino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s